Gernika Bizkaia

Ciudad de la Laguna Tenerife 62 – Lointek Gernika Bizkaia 72, lección aprendida y a seguir sumando

Ganar y ganar, superándose así mismas, demostrando que éste es un bloque sólido, cohesionado, donde el jueves fue Naiara Díez la que rompió el partido y hoy ha sido Juana Molina-Prados la que ha dinamitado el choque en el tercer cuarto. Desde que se lanzara el balón al aire la iniciativa ha sido del Lointek Gernika Bizkaia. Las rentas sobre el Ciudad de la Laguna han oscilado entre los 5 y los 10 puntos hasta que en el tercer período los triples han aumentado el colchón. Con +15 también se ha llegado a manejar en el último cuarto el equipo gernikarra que ha demostrado tener la lección aprendida de la ida y ha tirado de oficio para resolver a su favor sin apreturas. Milic, enorme nuevamente con 21 puntos y 10 rebotes. Y en el balance clasificatorio ya son 12 las victorias y la pugna por el tercer puesto con el Valencia Basket, extraordinaria.

ESTILO LOINTEK: MURO DEFENSIVO Y A CORRER (11-22)

Interesantísimo ya de salida el emparejamiento Roundtree-Weaver y también que Dietrick fuera la elegida para frenar a Atkinson. Bien asentado atrás desde el salto inicial, el Lointek Gernika salía bien al contraataque, sumó 3 en los 5 primeros minutos y en dos de ellos con acciones de 2+1 de Wojta y Roundtree. El resto de la anotación corría de la mano del trabajo interior de Milic, 6-12. Y siguieron creciendo las distancias al 8-20 porque el ritmo del partido era gernikarra, en defensa la anticipación, el trabajo en el rebote y las variantes defensivas incomodaban a las tinerfeñas hasta tal punto que el bagaje canario era de tan sólo de 11 puntos en estos primeros 10 minutos.

LAS PÉRDIDAS IMPIDEN A LAS GERNIKARRAS MANTENER LA RENTA (31-37)

Con la entrada de Traoré el Ciudad de la Laguna aumentó su capacidad ofensiva, especialmente desde el arco. Al triple de la africana se le sumó seguidamente el de Montenegro y Mario López paró el partido para ajustar esa situación (19-24, min.13). Entonces zoneó el Ciudad de La Laguna y en primera línea apretó el equipo local. El Lointek Gernika pecó de trabajar poco sus pases, recuperaron balones las tinerfeñas y éstas recortaron diferencias (21-26/23-28). El trabajo coral, la velocidad y el triple de Dietrick relanzaban el choque al +10 para las de Mario López. Minutos en los que Tenerife hacía la goma. Lo de Milic, un auténtico escándalo. La pívot bosnia taponó y reboteó atrás y en ataque dio un recital de movimientos y acciones en las que sumar con tiros abiertos, con tiros cortos, en el lateral, en la frontal, de espaldas, jugando las espaldas de la defensa, en rebote ofensivo… Al descanso Milic firmaba 14 puntos y 4 rebotes. Weaver, anulada, presentaba 1 punto al descanso. Preocupaba parar a Atkinson que despuntaba con 11 y en el debe del Lointek únicamente las 9 pérdidas.

LOS TRIPLES DE DÍEZ Y MOLINA-PRADOS, EL COLCHÓN DE SEGURIDAD (45-58).

Insistió en la defensa zonal el Ciudad de la Laguna, a los 2 minutos Ocete se marchaba al banco después de haberse hecho daño y ya no le llegaban balones a Milic. Momentos de incertidumbre, de falta de fluidez del Lointek, pero siempre por delante en el marcador. El recurso de Naiara Díez, de nuevo óptimo. El triple de la capitana no tardó en llegar y se pudo correr, así que a los 25 minutos, 36-47. Proponía López defender cara a cara a Atkinson para terminar de anular los focos de anotación local pero era complicado frenar a la máxima anotadora de la LF Endesa. Como Juana Molina-Prados ofreció unos minutos excelentes, un canastón sobre bote y dos triples de la de Manzaneras relanzaba al Lointek Gernika con el 41-58 (min. 28). El colchón de seguridad, importante.

LECCIÓN APRENDIDA (62-72)

Había que demostrar que la lección de la ida estaba aprendida. No confiarse con el +13 pero tampoco perder la línea seguida hasta el momento. La solidez defensiva era fundamental y en el trabajo solidario no se cedió ni un ápice. Sin jugar los mejores minutos en ataque se alcanzó el +15. Bettencourt quiso trasladar inseguridad a las bizkainas cuando acertó con el triple que subía el 50-60 al marcador, también Atkinson apelaba al imaginario gernikarra, pero el goteo de tiros libres de Milic y el contraataque de la bosnia daba tranquilidad (52-64, min.36). Con el mono de trabajo y los minutos menos brillantes.

ESTADÍSTICAS