Gernika Bizkaia

Gernika Bizkaia 63 – Girona 71, contra las cuerdas al líder

Sensación de oportunidad perdida. El conjunto gernikarra obligó al Spar Citylift Girona a emplearse a  fondo hasta el último minuto porque el trabajo a destajo de las de Mario López comprometió y mucho al líder. El  trabajo sobre Gray fue enorme así como sobre  el resto de jugadoras salvo Spanou que desde la pintura destrozó a las de la villa foral. Claudia Pop con 18 puntos fue la mejor de las locales. La afición abarrotó Maloste y volvió a ser un 10.

 

BESTIALES EN DEFENSA ANULANDO  A GRAY

Antes del  salto inicial respetuoso minuto de silencio por las víctimas del atentado terrorista en París. Y ya de salida a Vanderwall le tocaba bailar con la más fea, en este caso Gray. La inglesa habituada a estas tareas más ingratas ejecutó bien su labor, tanto que en 5 minutos el balance ofensivo del Girona fue un triple de Jordana, Gray estuvo muy fallona y tal vez un poco relajada en los pases y el Gernika Bizkaia que se lo tenía bien estudiado recuperó muchos balones y cerró las líneas de pase. Pasados los 6 minutos el 7-3 en el marcador era ejemplo de todo lo anterior.

Ross quiso pero no pudo y se fue al banco.  Izaskun García entró y manejó bien al equipo, pero la sensación era que tantos ataques sin anotar del equipo catalán no fueron lo suficientemente castigados por las gernikarras que, eso sí, encontraban el camino del aro pero en el último instante no dejaban el balón como requería la ocasión.  El Gernika Bizkaia era mejor coralmente y el 15-10 al final del primer cuarto era poco premio para tanto trabajo.

POCO EFECTIVAS

En el segundo cuarto comenzó a soltarse un poco más Girona. Pikciute ofreció buenos minutos, Jordana anotaba otros dos triples y ahí se puso por delante el conjunto catalán (19-20). Zoneó Ortega, el juego interior no existía y la forma de anotar de las catalanas era jugando de fuera adentro buscando penetraciones que en función de las ayudas que propusiera el equipo de la villa foral se traducían en puntos o no. Con alguna duda ofensiva más se manejaba el equipo gernikarra y de ahí el 25-30 del descanso.

ENTRÓ EL TIRO EXTERIOR

El Gernika Bizkaia quería dejarle claro al Girona que en Maloste era un equipo casi invencible. Ross arrancó la segunda mitad con un triple, Llorente fajándose con aquella que estuviera en su área de influencia y Pop en su línea de estar en todas las zonas del campo.

Coulibaly desaparecida hasta el momento (0 puntos, 1 rebote y 4 persidas hasta el descanso) comenzó a tomar protagonismo cuando el partido se calentó. Pero era más empuje lo de la pívot que realmente criterio por eso la sentó Ortega. El choque era intenso y vibrante, el triple de Llorente sirvió para el 35-36 a los 26 minutos de juego, Pop también anotaba de dentro,  Ross  en una  penetración y como Girona sólo buscaba anotar en las proximidades del aro era cuestión de acumular efectivos en esa zona del campo. Ross , con un triple colocó el 43-40 y enloquecía la abarrotada grada de Maloste. Ross, Pop y companía seguían sumando mientras a Girona se le podía empezara  a hacer largo el partido habiendo jugado el jueves en Euroliga. Pero nada más lejos de la realidad.

SPANOU DECIDE EN  LA PINTURA

Con 47-42 arrancaba el último cuarto.  La dinámica positiva del Gernika Bizkaia continuó 2 minutos más. La Gray-dependencia del Girona, con la estadounidense en números muy pobres para lo que está acostumbrada, era preocupante para las suyas. Con 49-42 la que salió al auxilio de las suyas fue Jordana que con un triple impedía que se abriera brecha. Entonces con 49-47 una técnica al equipo gernikarra y una acción bajo el aro de Spanou ponía al Girona por delante, 49-50 y 7 minutos por delante.

Spanou, jugando de espaldas en las letras estaba haciendo mucho daño y Jordana hacía más sangre con otro triple para el 49-55.  Y es que  en ataque al Gernika Bizkaia le faltaba, por un lado acierto, y por otro lado mejores lecturas. En 5 minutos un balance de 2 puntos era demasiado corto para ganarle al líder.

Mejor en defensa, entraron los tiros libres de Pop y el de media distancia de Edwards (53-55). El partido era extremadamente físico, Ross andaba lista, una mano aquí, una recuperación allá, la fallo pero me hago con el rebote y anoto…pero Spanou  recibía siempre que quería en las inmediaciones del aro y eso eran o 2 puntos o 2+1. A los tres minutos finales se entraba con 57-62. La  quinta  de Llorente  era una mala noticia. Ross enorme anotaba ante Coulibaly. Con 61-64 y minuto y medio había opción de tumbar al líder. Pero anotó Mingo y se enfrió el  empuje. Gisela se hizo  grande debajo del aro para que las suyas entraran con 63-66 al último minuto. Un error en defensa supuso un castigo demasiado alto para lo mucho y bien que había trabajado el Gernika Bizkaia.

Etiquetado con:     , , ,

Related Articles