Gernika Bizkaia

KSC Szekszard 79- Lointek Gernika Bizkaia 75, la derrota más dulce ¡A octavos!

FOTOS: FIBA

Nunca una derrota ha sido tan dulce como ésta. El Lointek Gernika Bizkaia ha perdido en el encuentro de vuelta de la Round 16 de la EuroCup ante el KSC Szekszard pero como las gernikarras ganaron de +18 en Maloste, caer de 4 puntos no ha tenido consecuencias negativas. Y se coqueteó con la eliminación porque el KSC salió en tromba, igualó la eliminatoria en los inicios del segundo cuarto y hasta que el Lointek no acertó con 3 triples consecutivas no empezó a cambiar el signo del partido. Y éste rehacerse en un ambiente hostil sólo se explica porque hay implicación, compromiso, solidaridad … BRUTALES. ¡Estamos en el top 8! Octavos de final porque en la siguiente ronda se incorporarán 4 equipos de Euroliga. El rival será el Valencia Basket. La ida en Maloste, la vuelta en la Fonteta. ¿Hasta dónde nos llevará la marea?

CON EL MIEDO EN EL CUERPO (26-16)

El Lointek Gernika Bizkaia disponía de un colchón de 18 puntos, pero la eliminatoria no estaba para nada decidida. El ambiente iba a ser caldeado y se demostró desde el primer minuto. El inicio era importante y 7-0 de parcial en 84 segundos para el KSC Szekzard metía el miedo en el cuerpo a las gernikarras. Belén Arrojo anotó la primera canasta de las granates a los 2 minutos pero insuficiente para evitar el tiempo muerto de Mario López que veía cómo las húngaras anotaban muy fácil y disponían de hasta 3 rebotes ofensivos en una misma jugada. Hasta 14-2 se llegó. Pintaba mal: falta técnica al técnico gernikarra, Nina Milic se cargaba con dos faltas, se perdían balones… Todo de cara para las locales y cruz para las visitantes. El Lointek Gernika Bizkaia consiguió sumar desde la línea de tiros libres, zoneó atrás y contuvo ligeramente la sangría aunque se veía estas alturas con la renta de +18 casi liquidada.

LECCIÓN DE CARÁCTER Y CORAJE (42-36)

El inicio del segundo cuarto no fue mejor. El triple de Marshall al contraataque puso la eliminatoria igualada con el 34-16 a los 13 minutos de juego. Ahí se tocó fondo. Comenzaba otro partido. Ahí comenzó la reacción gernikarra. Las jugadoras se desquitaron de los nervios y el ruidoso ambiente y desplegaron su juego: alternancia defensiva, zoneando atrás, presionando arriba. Además, el acierto de cara al aro se cambió de bando con un Lointek Gernika Bizkaia más enchufado desde la larga distancia. Tres triples granates consecutivos redujeron las distancias: Ocete, Dietrick y Wojta las artífices. Ahora era el entrenador húngaro el que tenía que parar el partido. El Lointek Gernika Bizkaia había llegado al partido para quedarse. Las locales no encontraban la lectura de la variante defensiva planteada por Mario López y Milic hizo el resto. Al descanso, todavía mucho por decir, 42-36.

EQUIPO, EQUIPO Y DIETRICK (57-61)

En estos partidos de tanta tensión los primeros minutos tras el paso por los vestuarios son clave. El equipo dirigido por Mario López continuó con las buenas sensaciones de la primera parte. Blake Dietrick se puso la capa de héroe anotando dos triples para aguantar los golpes de las húngaras. El partido ya era otro, dos equipos de alto nivel en cancha, no solo uno, el Lointek Gernika Bizkaia era un equipo reconocible. Nadie se escondía, Wojta, Arrojo, Milic, Ocete y la propia Dietrick, nadie se guardaba nada. Dojkic emergía y se entraba en una fase de intercambio de canastas con las bizkainas siguiendo en corto la estela magiar. El KSC tiraba  de individualidades y el Lointek de trabajo de equipo. Una canasta de Wojta puso a las granates por delante en el marcador por primera vez en todo el partido, 55-56 y Mazionyte amplió al 55-58. Colosal el triple sobre la bocina de Dietrick para establecer la máxima diferencia a favor. El partido pintaba bien.

CON POSO DE EQUIPO CURTIDO (79-75)

Había que rematar el trabajo realizado. La pérdida en la primera posesión del KSC, y el triple de Juana Molina-Prados era un magnífico inicio para consolidar el pase a la siguiente ronda. El reloj corría a favor del Lointek Genrika Bizkaia. Ataques largos y obligar al rival a hacer ataques elaborados al borde de la posesión. Eso sí, en cuanto hubo atisbo de mejoría local, López paró el partido. Se jugaba ahora con los 18 puntos que había en la recámara. Zoneaba el equipo húngaro pero el triple de Ocete desarboló las intenciones del Szekszard, recuperación y Milic que acaba un contraataque que coloca el empate a 71 en el marcador que con 3 minutos y 28 segundos por delante se antojaba decisivo y así fue. Aún se pudo ganar el partido pero el tiro de Lo no entró. Anecdótico. Lo importante era el pase y se ha conseguido.

ESTADÍSTÍCAS