Gernika KESB

Lointek Gernika Bizkaia 56 – Flammes 58, “in”

El Lointek Gernika Bizkaia lo dio todo, se entregó, puso el corazón en el parquet del primer al último…, pero no fue suficiente para doblegar al Flammes. Y es que en ataque faltó fluidez, claridad de ideas y determinación. El choque transcurrió igualado, con las defensas marcando el ritmo. Y ya en el tramo final Mendy acertó con un triple providencial y 2 tiros libres que pusieron por delante a las suyas. En el último minuto el triple que hubiera dado el triunfo no entró y se perdió la última bala. El pase directo como segundo de grupo, olvidado. Entrar como uno de los mejores terceros, cuasi imposible, pero hay que esperar a que acabe la jornada para saberlo.

CENTRADAS, APLICADAS EN DEFENSA, PERO UN POCO ESPESAS (15-13)

Ganar significaba seguir adelante, perder apearse de la competición europea. Eso era válido para los dos equipos. Y de salida el Lointek Gernika no se guardó nada. Presión alta, tensando las líneas de pase a media pista y trabajo de anticipación. Tres robos firmaron las gernikarras en menos de 2 minutos y mucha concentración. El ataque, más pausado de lo habitual y por momentos espeso, pero un par de chispazos valieron el 8-2. No proponía gran cosa el Flammes, poco más que lanzamiento exterior ante el buen trabajo dentro del perímetro del equipo gernikarra. De ahí el 12-5. Tirando de pizarra llegaban las buenas selecciones de tiro del Lointek pero los tres triples galos ajustaron el marcador más allá de los méritos realizados por uno y otro equipo en este primer tramo de partido.

BUSCANDO LA CHISPA (28-28)

Costaba y mucho sumar, incluso con tiros bien realizados. Y como el Flammes se iba encontrando cada vez más cómodo abusando del lanzamiento exterior y Bernaki se aplicaba mucho sobre Silva, las francesas tomaban ligera ventaja 20-22. Bjorklund desatascaba con su prodigiosa muñeca y Ginzo se fajaba, pero no era suficiente para que el Lointek Gernika se sintiera cómodo y liderara el luminoso (23-26, min. 15). Faltaba chispa y fluidez en ataque, en defensa poco más se le podía pedir a las de Mario López. El Flammes empezó a combinar los tiros lejanos con las penetraciones de Pouye y Coffey y eso equilibraba las tornas al descanso.

EL LOINTEK SE ENTREGA PERO SEGUÍA FALTANDO LUCIDEZ OFENSIVA (45-46)

Akhator y Mendy acabaron la primera mitad con cero puntos y muy poca incidencia en el juego. Eso era un buen síntoma y reflejo de que atrás se estaban haciendo bien las cosas. La mejoría tenía que llegar en ataque.

López dispuso a Ariztimuño, Bjorklund, Arrojo, Ginzo y Moore en la reentré del partido. Buch entró poco después para destapar su magia, Moore le ganaba la partida de manera clara a Akhator y así la horquilla era positiva 1-3 puntos. El triple de Fiebich y su capacidad de intimidación hicieron daño, también la tercera personal de Buch, que con Silva KO desde el segundo período, dejaba las riendas del equipo a Ariztimuño. La base bilbaína se entregó, el equipo la siguió, pero faltaba algo más. Jarro de agua fría el triple sobre la bocina de Bouderra.

MENDY AGUA LA FIESTA (56-58)

El efecto Buch retornó. El equipo lo agradeció. Pero ahora el Fammes estaba jugando muy vertical y faltaban alternativas en el ataque bizkaino (49-52).  Moore se ofreció, 51-52. Y pasaban los minutos y el marcador no se movía. Triple de Buch, de nuevo por arriba (54-52). Ariztimuño, una pesadilla en defensa para las jugadoras francesas. Moore, una vez más desde los 3 metros para el +4. El triple de Mendy ajustaba de nuevo el marcador un final que se presumía angustioso (56-55 a 102 segundos del final). Entonces llegó un fallo y una antideportiva, más tiros libres para el Flammes, un balón que no le quiso entrar a Ginzo…y así 56-58 a 1 minuto del final. El equipo lo dio todo, taponó por dos veces a Akhator en una acción clave y así asegurarse la última posesión. El triple de Ariztimuño no entró y se erró en la última bala.