Gernika Bizkaia

Lointek Gernika Bizkaia 60 – Spar Citylift Girona 69, no era el día

El Lointek Gernika Bizkaia no pudo con el Spar Citylift Girona en esta jornada 21 de la LF Endesa. Y no pudo porque el Girona fue mejor, estuvo más contundente en defensa, porque al equipo gernikarra le faltó acierto en el perímetro -el primer triple hasta el minuto 32- y porque costó encontrar otras vías de anotación que no fueran Milic. Pese a todo, no se bajaron los brazos, el Lointek mantuvo al equipo catalán en tensión hasta el final y la Marea Granate estuvo espectacular empujando a las suyas. Cedemos la segunda plaza.

A RACHAS (14-18)

Eléctrico arrancó el encuentro y especialmente el Lointek Gernika con Dietrick, Wojta y Milic. La pívot bosnia se las tenía con Coulibaly en un duelo brutal.  De inicio, 6-2. El Girona, pese a la baja de Vasic, tenía a muchas figuras, y con Elonou al frente cogía el protagonismo en la racha que comandaría al conjunto catalán para voltear el marcador (6-9). Zoneaba el equipo gernikarra para protegerse del potencial del juego cercano al aro rival y conectaba con Milic en ataque que lo mismo bailaba en la pintura que anotaba desde 4-5 metros que hacía la continuación del pick&roll. Eso valía el 14-11. Pero el siguiente tramo era de nuevo para el Girona, con Bishop aprovechándose de que Milic se cuidaba de no cometer la segunda personal.

PRIMER AVISO DE TIE BREAK (21-35)

Como la progresión del Spar Citylift tuvo su continuidad en los primeros compases del segundo cuarto, Mario López paró el partido (14-22, min.12). Wojta acabó con la sequía y el parcial de 0-11 instantes después. Era complicado jugarle a un equipo en el que cada pieza que ponía en pista era tan potente o más que la anterior. Pero el Lointek Gernika Bizkaia lo hacía, aunque cada vez con menos confianza. El nivel de intensidad y de jugar al límite en defensa del Girona y Coulibaly no era castigado, intentó jugar a lo mismo el equipo bizkaino pero no podía entrar a ese juego, 18-33 (min.17). Milic se metía muy pronto en 3 faltas. Faltaba tiro exterior y acierto (0/6 en triples al descanso). El Girona amenazaba con romper el partido.

QUERER Y NO PODER (32-50)

El 4-0 con el que se retomaba el partido hizo creer. Maloste empujaba pero Coulibaly y Araujo enfriaban los ánimos. Con 25-40 la Marea Granate seguía creyendo en las suyas, se resistía el triple y la grada celebraba la falta señalada a Coulibay. No era el día del Lointek Gernika Bizkaia pero no se iban a bajar los brazos, 29-45 a casi 13 minutos del final. En campo defensivo las de Mario López estaban dentro de los números que se pueden preveer pero no era normal el 0/9 en triples y los porcentajes tan bajos en tiros de 2 (36%).

MORIR MATANDO (60-69)

El primer triple llegó a los 32 minutos de juego de la mano de Dietrick. Wojta puso su clase, Arrojo carácter, cualquier acción era celebrada por la agradecida Marea Granate. Pero Bishop estuvo imparable. Se entró en una fase de intercambio de canastas que favorecía al Girona. El Lointek Gernika Bizkaia iba a pelear hasta el último instante, moriría matando, Maloste y el Girona lo sabían y nadie se pudo relajar hasta el bocinazo final. Milic dio un recital más antes de irse a descansar pensando ya en Valencia.

ESTADÍSTICAS