Gernika Bizkaia

Lointek Gernika Bizkaia 62 – Campus Promete 70, faltó ambición

El Lointek Gernika Bizkaia no ganó porque le faltó ambición, hambre, deseo de ganar. Pudo más la necesidad, saber que o ganas o desciendes, que te va la vida deportiva en ello. El play-off es un precioso objetivo pero este sábado no fue suficiente para que las gernikarras dieran un paso más. El Cadí también ha perdido en Ferrol. Restan dos jornadas. El Lointek sigue dependiendo de sí mismo. Lo mejor del partido estuvo en la causa a la que se unió el Gernika KESB, DiabetesCERO, recaudándose fondos para la investigación.

INICIO PROMETEDOR DEL LOINTEK CORTADO POR LOS TRIPLES DEL PROMETE (16-19)

Magnífico inicio con dos primeros minutos que invitaban a pensar que sería fácil ganar al penúltimo de la tabla. Triple de la capitana Naiara Díez para arrancar, Dongue marcando su ley y 7-0. Pero cuando un equipo está herido de muerte, acuciado por el descenso, pero tiene una posibilidad de salvar la vida como la que se le planteaba hoy al Promete, puede dar unos zarpazos que pueden ser muy peligrosos, incluso mortales. Los de las riojanas fueron a base de triples. Primero Robinson y después Jovanovic por partida doble. Con este acierto Promete abrió el campo y pudo circular mejor para el 13-15 a los 6 minutos y tiempo muerto de Mario López. Los cambios en el quinteto no pudieron cambiar la dinámica de unas y otras, y el rebote, con una colosal Gidden, era un problema (4 para la pívot visitante en ataque en el primer cuarto).

CUARTO PARA OLVIDAR (28-28)

Velocidad y ritmo no le faltaban al partido, los dos equipos iban lanzados, posesiones cortas, precipitación en otras…, pero eso no le interesaba al Lointek. No porque no marcaban el ‘tempo’ del choque, el balón no siempre llegaba donde debía, se perdían balones, los porcentajes eran bajos… Las ventajas, alternas, cortas para los dos equipos y nulas al descanso.

FRÍO, FRÍO (49-52)

El ambiente frío, el juego frío, Jovanovic encestando de tres, faltaba encadenar 3-4 buenas acciones en defensa y en ataque para ilusionar y coger ritmo. Alston bien, certera y rápida. Faltaba más, el trabajo coral exhibido en Donostia, y de esa ausencia se aprovechaba el Campus Promete, 34-39. Pasaban los minutos y no llegaba el giro esperado. Estebas anotaba un triplazo, Laura Herrera un 2+1 y la diferencia se disparaba al 39-47 a 14 minutos del final. El problema es que las de Julián Martínez se creían que podían ganar. Y con todo el derecho. Gidden extra motivada, sus minutos en el banco fueron un alivio para el Lointek. Más aún lo hubiera sido el triplazo de Naiara Díez que anularon los árbitros y fue en el otro aro en el que  Estebas cerró el cuarto con un triple que en ese momento suponía firmar una serie de 6/12 para las suyas.

Y LA REACCIÓN NO LLEGÓ (62-70)

No se estaba lejos. De hecho se estaba muy cerca de la victoria pero las sensaciones que transmitía el equipo gernikarra era lo que más preocupaba al respetable. La necesidad de supervivencia era lo que alimentaba el espíritu del Promete que parecía ser más fuerte que la aspiración de play-off de las gernikarras. Eso fue así hasta 7 minutos y medio del final. Se vio ‘hambre’ en las bizkainas, ambiciosas en defensa y verticales en ataque 54-56. Pero cambiar una dinámica tan irregular cuesta, fue un espejismo y siguió Promete manejándose con el +5 e incluso +7, Caldwell no se atrevió a algún lanzamiento en la pintura ante Gidden, Dongue se precipitó en algún otro y a falta de 2 minutos y 28 segundos un preocupante 56-65. Mario López llamó a filas. Entonces llegó el 2+1 de Pina, tiro forzado que entra de Robinson y de nuevo sobre la bocina Gidden remata. No tocaba, no se merecía el Lointek ganar.

ESTADÍSTICA