Gernika Bizkaia

Lointek Gernika Bizkaia 77-41 Uni Györ, van en serio

 

Segunda jornada de la Fase de Grupos de la EuroCup y ganar era fundamental en las aspiraciones del Lointek Gernika para acceder a la siguiente ronda.  Vencer por un average interesante lo era aún más. Y lo cierto es que el equipo de Mario López venció, convenció, atosigó y anuló a su rival. Las gernikarras van muy en serio esta temporada y volvieron a demostrar que son un auténtico muro en defensa, que ya puso en apuros al Avenida y el Györ ha sufrido hoy el rigor defensivo de las bizkaina. Resultado, inmejorable. Brillo defensivo 40 minutos, y en ataque el dúo Wojta-Milic, sencillamente espectacular.

IMPRECISIÓN Y PÉRDIDAS (13-10)

El duelo entre el Lointek Gernika y el UNI Gyor era tan decisivo como prematuro y se notó en los primeros compases del encuentro. Imprecisiones, malos pases y peores porcentajes en el lanzamiento. Muestra de ello las siete perdidas de cada conjunto en el primer cuarto. Mario López tenía claro que había que parar la producción ofensiva de Ygueravide y sacrificó a Blake Dietrick en labores defensivas. Había que maniatar a la base. No había fluidez en ataque y las defensas se imponían claramente con un tanteo muy bajo.

IMPARABLE MILIC (39-24)

El primer triple del partido fue de la mano de Dietrick que abrió la veda ofensiva de las gernikarras. Milic campaba a sus anchas en la zona húngara siendo imparable cada vez que recibía un balón al poste, 15 puntos para la serbia al descanso. Un dolor de cabeza continuo. Como no podía ser de otra manera, muchos de sus canastas tras asistencia de su mejor amiga en la cancha de Maloste, Julie Wojta. Tienen una química especial. El entrenador de UNI Gyor tuvo que parar el encuentro porque tan solo Hruscakova encontraba el camino al aro ante la gran defensa del Lointek Gernika. Despertaron de su letargo las húngaras con dos canastas consecutivas de Dombai. No dudó en pararlo Mario López. Las de granate volvieron a la senda correcta con un parcial de 7-0 liderado por el triple de la eterna capitana Naiara Díez. Al descanso máxima ventaja para las vizcaínas de 15 puntos.

CON EL COLMILLO (62-31)

En el vestuario gernikarra el mensaje era claro: “Hasta el final”. Dicho y hecho. Todas tenían clara la misión porque todavía había que viajar hasta tierras húngaras y el average el año pasado ya fue decisivo. Gigi Mazyonite, cargada con cuatro faltas personales, anotó el triple que abrió la herida. Lointek Gernika olió la sangre del UNI Gyor y se lanzó a la yugular. Con el colmillo afilado. El 17-3 de parcial lo dice todo. Milic dominaba el poste bajo, era imparable, y el grupo se encargaba de maniatar el ataque del conjunto visitante forzando pérdidas y por consiguiente canastas sencillas al contraataque. Pero no, no era suficiente ni para Mario López, ni para las jugadoras granates. Nadie se conformaba a pesar de ir 30 puntos arriba en el luminoso.

SIN RELAJACIÓN, HASTA EL FINAL (77-41)

En el último cuarto tampoco bajaron las revoluciones las gernikarras, conscientes de la importancia de la renta para el partido de vuelta. “Seguimos, seguimos”, gritaba el entrenador gernikarra desde el banquillo. Ni un ápice de relajación. El Lointek Gernika controló la renta por encima de los 30 puntos, a pesar de las tímidas reacciones de unas jugadoras húngaras desbordadas ante el ritmo y la presión del conjunto granate. El paso de los minutos fue un mero trámite con tiempo para la ovación cerrada del graderío de Maloste ante la exhibición ofensiva de Nikolina Milic, 27 puntos. Un final de ensueño para lo que era una final para pasar de la fase de grupos.

ESTADÍSTICAS