Gernika Bizkaia

Sufrir para ganar, Lointek Gernika Bizkaia 55-51 TGB Tarbes

El Lointek Gernika Bizkaia sufrió, y mucho, para doblegar a un aguerrido TGB Tarbes y acceder a otra final de la Euskal Kopa. “Si al sufrimiento le das sentido, es motivación, es placer”, como diría Dusko Ivanovic, entrenador del Baskonia. Ese placer se convierte en otra final para las gernikarras el sábado a las 12:00 ante el IDK Euskotren. Otra oportunidad para alzar la tan deseada copa.

El coraje de Arrojo y Ginzo (19-20)

Desde el primer segundo del encuentro se apreció que el TGB Tarbes no había ido de paseo a Landako. Las francesas, en su primer amistoso de la pretemporada, salieron con ganas e intensidad impidiendo la buena circulación de balón del Lointek Gernika Bizkaia. Las gernikarras a base de trabajar los sistemas encontraban buenas situaciones de lanzamiento, pero la pelota no entraba por el aro. Las galas, en cambio, bombardeaban una y otra vez el aro llegando a meter hasta 5 triples en la primera mitad. El buen hacer saliendo del banquillo tanto de Paula Ginzo como de Belén Arrojo le dio otro aire a las de Mario López cargando mucho más el rebote en ataque.

Paso adelante en defensa (30-33)

Con el paso de los minutos, la dureza de las francesas no decayó forzando el tiempo muerto de las gernikarras con un parcial en contra de 2-9. Mario López puso las pilas a sus jugadoras en defensa que subieron líneas presionando a todo el campo y forzando al TGB Tarbes a anotar en situaciones aisladas, tan solo castigando el rebote ofensivo. Este sí era un Lointek Gernika Bizkaia más reconocible. “Si no anoto, por lo menos que no me metan a mí”. Sin embargo, faltaba comunicación en ataque, tan normal a estas alturas de la pretemporada, que dificultaba circular el balón hasta encontrar el tiro más cómodo. Los 0 triples anotados al descanso tampoco ayudaban a conseguir el dinamismo ofensivo tan característico del conjunto bizkaitarra.

Lluvia dorada de triples (46-41)

Tras el paso por los vestuarios el inicio no fue el deseado. Las francesas seguían muy agresivas tanto en defensa como en ataque, duras en todos los contactos. Poco a poco el Lointek Gernika Bizkaia igualó esa batalla física por cada centímetro de la cancha de Landako. Ese trabajo atrás trajo la confianza al otro lado del parqué. De la mano de una incansable Belén Arrojo las gernikarras abrieron un parcial de 8-0 forzando el tiempo muerto del TGB Tarbes. Los triples, los benditos triples. Tras 28 minutos de partido Roso Buch anotó el primer triple de las de Mario López y tras el primero llegó el segundo de Angie Bjorklund en los instantes finales del tercer cuarto. Ya era hora.

Sufrir para ganar (55-51)

El comienzo del último cuarto fue calcado al final del anterior: Triple, esta vez de Nogaye Lo. 8 arriba, máxima ventaja del Lointek Gernika Bizkaia en todo el partido. Como no podía ser de otra manera, las galas respondieron desde mas allá de la línea de 6,75 con dos triples consecutivos. Llegó el apagón. Los dos equipos se quedaron sin ideas, fruto de la falta de fuerza. 51-51. La igualdad era máxima. Una canasta preciosa en triangulación de Nogaye Lo tras asistencia de Roundtree puso por delante a las gernikarras en el último minuto. Tal vez la mejor y más bonita jugada de todo el encuentro. Defensa. Robo de balón, falta y Roso Buch sentenció el duelo desde la línea de tiros libres. Otra final más de la Euskal Kopa, la séptima consecutiva.