Gernika Bizkaia

Txutxi Solar: “Cada año, el Lointek Gernika Bizkaia consigue un hito más”

La mano derecha de Mario López en el Lointek Gernika Bizkaia desde que se cruzaron sus caminos hace catorce años. En la sombra pero indispensable, “más en lo emocional que en lo deportivo” tal y como cuenta el propio Txutxi Solar. Toda una vida relacionada con la pelota naranja gracias al cual ha vivido en primera persona el ascenso meteórico del club gernikarra desde el ascenso a Liga Femenina hasta el acceso a la fase de grupos de la Eurocup esta temporada.

(Fotos: Basketbasko)

Importancia de pasar la eliminatoria previa de la Eurocup ante el Namur

Para el equipo fue un plus de moral muy importante, era una necesidad para ratificar que estábamos en un buen momento de forma. El equipo tuvo que trabajar mucho y bien en poco tiempo porque el objetivo de la pretemporada era pasar esa eliminatoria previa de la Eurocup. Además, fue importante para nuestros sponsors para que siguiesen confiando en nuestro ambicioso proyecto. Pasar esa fase refrendó nuestro buen trabajo y le dio moral al grupo.

Significado para el proyecto del Lointek Gernika Bizkaia

Llevo desde hace 14 años en vinculación con el Gernika KESB y con Mario López y el pueblo tan solo tiene 16.000 habitantes, por lo que competir por toda Europa es un logro al alcance de muy pocos clubes. Cada año se ha conseguido un logro más, primero con el ascenso a Liga Femenina hace cinco años, luego meterse en la Copa, participar en los Playoffs hasta llegar a competir por toda Europa. Cada año un hito más. Para el Gernika y para el club es muy importante dar un paso más cada temporada. El año pasado, por ejemplo, logramos nuestra primera victoria en competición europea y este curso ya hemos conseguido dos. Además, hemos conseguido el mejor inicio de liga de nuestra historia con seis jornadas sin conocer la derrota.

Inicio de temporada con un calendario muy exigente

El inicio de temporada ha sido muy duro con once partidos en un mes, tres partidos cada semana. Al tener una inercia muy positiva el equipo trabaja con más ganas y entusiasmo y el cansancio se lleva un poco mejor. Pero lo importante es que cuando lleguen las derrotas, porque en algún momento aparecerán, seamos capaces de responder igual de bien. Con un calendario tan apretado cuando las cosas se tuerzan vamos a tener menos tiempo para las correcciones y tenemos que estar preparado también para tener margen de maniobra.

Las Ventanas FIBA: ¿Positivas o negativas?

A nivel mental este parón por las Ventanas FIBA es muy bueno porque son muchos días de competición sin parar. Gracias a la buena confección de la plantilla tenemos una rotación bastante amplia y eso ayuda a regular los minutos. Psicológicamente estas mini vacaciones ayuda mucho a las jugadoras porque son muchos días de concentración y exigencia al máximo. Esperamos que en el apartado físico las jugadoras no noten las consecuencias de este parón de selecciones y estén todas al cien por cien en la vuelta a los entrenamientos.

La labor del entrenador ayudante, siempre en la sombra

Mario López es un entrenador con mucho conociemiento de baloncesto y aún más capacidad de trabajo por lo que no se si en el apartado técnico-táctico le aporto muchas ideas. El año pasado, por ejemplo, estuve un poco desbordado ya que yo no soy profesional, trabajo por las mañanas y el tiempo que lo tenía lo dedicaba a ayudar a Mario. Es un técnico muy autosuficiente por lo que más que ayudar en los entrenamientos me dedico a analizar rivales en el scouting, pero en el apartado más individual que por equipos. Después de tantos años de relación, le ayudo más en la parte emocional porque son muchas horas fuera de casa y de convivencia así que siempre viene bien tener una mano amiga. Esta temporada he tenido menos flexibilidad en mi trabajo, por lo tanto la llegada de Lucas Fernández ha sido de gran ayuda para el trabajo del día a día y la comunicación con las jugadoras. Ha sido un desahogo para mí por esa parte, pero Mario ya sabe que me tiene a su lado en todo momento. Es una relación más emocional que deportiva en este momento.

Más de 40 años de relación con el baloncesto

Mi relación con el baloncesto es como la de muchos otros, dando vueltas con el balón por el patio. El basket es el deporte en el que menos inútil me sentí, por eso empezé. A partir de ahí siempre he estado vinculado con el deporte, ya son 41 años por que empezé con tan solo 16 años entrenando. Tal vez no sea la persona que más sepa sobre baloncesto, aunque he pasado por todas las disciplinas y secciones. Tengo la espina clavada de nunca poder dedicarme a esto profesionalmente, sobre todo cuando era más joven en mi carrera deportiva. Estoy muy orgulloso de poder vivir in situ todos estos hitos del Lointek Gernika Bizkaia en los últimos años. Tengo 57 años y cada vez me cuesta más, pero no entiendo mi vida sin el basket. He pasado por todos los niveles, desde coordinador de clubes hasta tecnificación pasando por direcciones deportivas. He dado más de 200 clases en los cursos de formación de primer y segundo nivel en Euskadi porque aúna mis dos pasiones, la enseñanza y el deporte. Siempre digo que mi vida tiene tres patas: Mi inseparable familia, mi trabajo, que me da de comer, y el baloncesto. No entiendo una silla con dos patas porque se caería aunque con el paso de los años le vas dando más o menos importancia a cada pata de la silla. Sin embargo, nunca creo que deje de lado el baloncesto, aunque vaya perdiendo fuerza en mi vida.