Gernika Bizkaia

Con la cabeza alta, Valencia Basket 57-46 Lointek Gernika Bizkaia

El Lointek Gernika Bizkaia cae con la cabeza muy alta en las semifinales de la Copa de la Reina ante el Valencia Basket por 57 a 46. La inactividad y la fatiga acumulada esta vez se notó mucho más que en los cuartos de final ante Ciudad de la Laguna Tenerife, ya que las taronjas plantearon un choque muy físico al que en este momento las gernikarras no pueden plantar cara. Ese cansancio hizo mella en los porcentajes de tiro y en la toma de decisiones de una jugadoras que lo dieron todo sobe la cancha de la Fonteta hasta la bocina final. Ahora un día para descansar y ponerse ya en lo que se avecina, empezando por el derbi vasco ante Kutxabank Araski de este mismo martes.

Plan de partido (19-10)

Lointek Gernika Bizkaia y Valencia Basket de nuevo cara a cara en unas semifinales. El primer asalto se saldó con victoria gernikarra en la Supercopa celebrada en casa, en el Bilbao Arena. La segunda era con las taronjas como anfitrionas y en la Copa de la Reina. El listón estaba muy alto con el partidazo de la primera semifinal entre Perfumerías Avenida y Spar Girona. Las catalanas ya esperaban en la gran final. Esa primera final copera con la que tanto soñaba el conjunto dirigido por Mario López. El plan de partido lo tenían claro ambos entrenadoras. Rubén Burgos quería subir de revoluciones el ritmo para madurar poco a poco a las gernikarras. Mario López, por su parte, todo lo contrario. El entrenador gernikarra quería dormirlo con alternancias defensivas continuas, de individual a zonal y viceversa. A las de la villa foral no les entraban los tiros fruto del cansancio podrían ser muchos de ellos, hubo sequía hasta que entró un tiro frontal marca de la casa de Paula Ginzo. A las locales todo lo contrario. Con el 12-6 en el luminoso y tras un parcial de 8-0 Mario López lo tuvo que parar. El plan no estaba saliendo. El ritmo, sobre todo defensivo, era totalmente de color naranja.

Vivas, y no es poco (31-24)

Había que ralentizar el juego. Los tiros iban a terminan entrando por mucho que costase y en el otro lado justo lo contrario, terminarían fallando. Dos triples consecutivos de Marge Roundtree y Angie Bjorklund dieron oxigeno, aire y vida al Lointek Gernika Bizkaia. La americana estaba muy controlada por parte de una jugadora WNBA como Rebecca Allen. Se dice pronto. La clave estaba detrás, había que bajar el culo y apretar los dientes para bajar los porcentajes de tiro del Valencia Basket. No hay dolor. Poco a poco se fueron encontrando vías de anotación con penetraciones verticales para dividir y doblar hasta encontrar un lanzamiento más liberado. En resumen, volver a las señas de identidad gernikarras. Estaba claro que faltaba frescura y por encima de todo muchas piernas para ir al rebote, defender y atinar en los lanzamientos. Las sensaciones al final de los dos primeros cuartos no eran buenas, pero por lo menos se habían agarrado al partido no dejando escapar a las locales. Era vital de cara a la reanudación estar vivas en el choque, que se lo digan sino a Uni Girona cuando en el tercer cuarto contra Perfumerías Avenida estuvo 12 puntos abajo en el luminoso. No hay imposible en el baloncesto y menos en la Copa de la Reina, donde todo puede pasar.

Zarpazo (53-37)

El paso por los vestuarios iba a ser clave, había que comprobar a ver si el Lointek Gernika Bizkaia había sido capaz de recuperar un poco de energía y aclarar el plan de partido. Era el momento del todo o nada. Con Belén Arrojo en el quinteto de salida se puso toda la carne en el asador y la granadina anotó dos canastas para apretar un poco el marcador. Otro tirón del Valencia Basket. Dos triples de Rebecca Allen terminaron por romper el partido. Es lo que tiene tener tanta calidad en la plantilla, en un abrir y cerrar de ojos y de un plumazo meten un parcial demoledor. 20-4 exactamente al final del tercer periodo. Demasiado castigo. Fruto del cansancio faltaba ese pizca de piernas para anotar lanzamientos que serían cómodos en cualquier otro choque. Prácticamente se salían de dentro mucho de ellos, triples sobre todos. Ante conjunto de tanta calidad el acierto desde la larga distancia es fundamental para llegar al último cuarto con vida y poder dar la sorpresa. Sino es muy difícil y así lo fue. 18 de 58 el balance final en los lanzamientos, varios de ellos liberados pero que por la fatiga se quedaban cortos. No hay mejor muestra, era por falta de piernas.

Cabeza arriba (57-46)

De todas maneras, el Lointek Gernika Bizkaia quiso terminar su participación en la Copa de la Reina con carácter. Ese carácter que hace único a este equipo. Comandado por Itziar Ariztimuño las de Mario López pegaron un último arreón para tratar de acercarse en el luminoso y darle un pequeño susto final al Valencia Basket. Tampoco hubo esa pizca de suerte. No había manera. El mejor ejemplo posible era Angie Bjorklund que terminó el duelo con tan solo 7 puntos y un 3 de 13 en tiros. La tiradora americana era perseguida casi hasta el baño con el único objetivo de parar su producción. Le funcionó a Rubén Burgos. Peleando hasta el final y con la cabeza muy alta. No hay mejor manera de volver a Maloste. Jugadoras, staff y afición no puede estar más orgullosa de este auténtico equipazo. Ahora toca pasar página rápidamente porque este martes a las 19:00 hay un nuevo partido, esta vez de Liga Femenina Endesa y contra Kutxabank Araski. El calendario que se avecina da vértigo con viaje a Rumanía dentro de dos semanas incluido. Este equipo ya ha demostrado que puede con eso y mucho más.